Percepción de la psicoterapia Gestalt

Según Brownell (2010), la psicoterapia Gestalt, es un método de abordaje que consiste principalmente en el darse cuenta. Este tipo de psicoterapia tiene como propósito restaurar las partes perdidas de la personalidad del sujeto para que pueda recuperar su experiencia y sus funcionamientos rechazados (Baumgardner, 1975).

Los participantes que asisten a psicoterapia Gestalt, por medio de sus conocimientos y experiencias, nos dieron a conocer las percepciones que estos poseen en relación a este tipo de psicoterapia, así como también hicieron una descripción de sus características y cualidades más significativas.

En primer lugar, los entrevistados mencionaron que en este tipo de psicoterapia el ser humano es visto como bueno, vulnerable al cambio y que no se encuentra marcado por la etapa de la infancia, tal como expone A.S: como abordas al ser humano, como tiene la visión de un ser humano, que puede cambiar, que es bueno, que no es malo, que no está marcado por una etapa de la infancia o de la adolescencia”

Además de lo anteriormente planteado, los estudiantes que asisten a psicoterapia Gestalt comentan que la psicoterapia psicoanalítica no es la única que trabaja la infancia, a lo que J.S explica:mucha gente piensa que por ejemplo el psicoanálisis es la única que bueno que se interesa, o que trabaja en tus primeros cinco años de vida sabes, y que eso solamente se habla es en psicoanálisis, eso es mentira, en Gestalt también se trabaja muchísimo eso”.

Si tomamos como referencia lo expresado, podemos mencionar que esta concepción concuerda con la opinión de los autores Perls, Hefferline y Goodman (1951), al mencionar que la psicoterapia Gestalt le da mayor importancia a la experiencia del individuo en el presente más que a las situaciones del pasado, aunque estas en algún del proceso puedan tomarse en cuenta. Siguiendo la misma línea, Bassán (2003), explica que en este tipo de psicoterapia se le da gran valor al “aquí y ahora”.

Por otra parte, los sujetos perciben el darse cuenta como el principio básico de este tipo de psicoterapia. En relación a lo antes mencionado, A.S plantea: a la larga es un proceso más en tu vida, que superaste, que viste y que te diste cuenta, que es el principio básico de la Gestalt, darse cuenta de las cosas”.

En relación a la postura antes mencionada, podemos decir que esta concuerda con lo referido por Brownell (2010), cuando explica que la psicoterapia, más que una teoría basada en las cogniciones y el pensamiento, es un método de abordaje psicoterapéutico que consiste principalmente en el darse cuenta. Igualmente, Bassán (2003) plantea que la psicoterapia Gestalt le da gran importancia al darse cuenta, esto  debido a que, el sujeto, al darse cuenta de los eventos, situaciones, conflictos y sentimientos es capaz de hacer frente a los mismos y por ende mejorar su experiencia y funcionamiento.

Los participantes que asisten a este tipo de psicoterapia perciben la misma como un proceso que te permite experimentar, a lo que A.A explica: y eso es mucho Gestalt, mucho es el experimento, vamos a ver que sale, el otro día yo le dije a una paciente, bueno si te quieres divorciar díselo a tu esposo y le hice una silla vacía y nada, y bueno resultó que no se quería divorciar, pero cheverísimo eso se evidenció a través del experimento”.

A su vez, mencionaron que la psicoterapia Gestalt se preocupa por el cómo y no por el por qué, en relación a esto, J.S expone: en Gestalt no importa el por qué sino el cómo”.Lo antes mencionado guarda relación con lo expuesto por Vargas (2009), cuando explica que el principio básico de la psicoterapia Gestalt es que el ser humano es responsable de sí mismo y que el asunto importante en relación a la experiencia y la conducta humana no está vinculada al por qué sino al cómo.

Los estudiantes también comentaron que perciben la psicoterapia Gestalt como cerrar ciclos, a lo que A.S explica:“bueno, ahorita me hace falta porque no estoy yendo, pero en diciembre cuando cerré ciclo con él, o sea porque es como cerrar ciclos, siguiendo con la misma idea J.S comenta:“capaz y yo no quiera estar quince años en análisis, capaz y yo estoy bien como estoy en Gestalt de que voy intermitentemente y cierro mis ciclos”.

            Lo antes mencionado por los participantes concuerda con lo planteado por Salgado (2007), el cual plantea que la psicoterapia Gestalt supone que la forma o composición de cualquier cosa está conformada por una “figura” y un “fondo”, y que en algún momento lo que era considerado parte del fondo puede pasar a ser figura y así sucesivamente, este proceso antes mencionado se llama abrir y cerrar ciclos. Durante el proceso psicoterapéutico, el paciente puede llevar a psicoterapia diversas situaciones, al traer una problemática nueva abre un ciclo y al solucionarla cierra dicho ciclo, dándose la oportunidad a sí mismo de abrir uno nuevo.

Los estudiantes, a lo largo de las entrevistas también dieron a conocer diversas técnicas que son implementadas en este tipo de psicoterapia y que por medio de la asistencia a este proceso han tenido la oportunidad de vivenciar.

 Técnicas de la psicoterapia Gestalt

El Instituto Ananda (2001) plantea que existen tres tipos de técnicas: en primer lugar están las técnicas supresivas, las cuales buscan que el paciente deje de hacer cualquier cosa que no sea vivenciar; en segundo lugar están las técnicas expresivas, las cuales permiten que el sujeto pueda expresar sus pensamientos, creencias, emociones y sensaciones; y por último, están las técnicas de integración, las cuales promueven la integración de la personalidad y se llevan a cabo de diversas maneras.

Los participantes, por medio de su experiencia, hicieron mención a diferentes técnicas que se implementan en este tipo de psicoterapia. En relación a las técnicas antes mencionadas, J.S expresa: por ejemplo en Gestalt muchas veces te cuesta ponerlo en palabras, o sea verbalizarlo, pero bueno entonces te mandan a hacer una carta, por ejemplo si yo tengo un problema con mi mamá o mi papá y no se lo puedo decir ni siquiera en la silla vacía, le escribo una carta, capaz me siento mejor, después capaz y se lo digo en la silla vacía, y después capaz en algún momento en la realidad se lo puedo decir si es en verdad un tema que me molesta pues”.

Los comentarios antes expuestos nos muestran como la técnica de la silla vacía es un elemento que los participantes perciben como característico y perteneciente a la psicoterapia Gestalt.

Según el Instituto Ananda (2001) la silla vacía es un recurso que utiliza la psicoterapia Gestalt en donde el paciente imaginariamente sitúa a algún personaje de su vida con el que posee una situación o conflicto inconcluso, esta técnica consiste en establecer un dialogo en relación a la conflictiva que este posee con dicha persona, el objetivo es que el individuo integre los elementos que están inconclusos con la finalidad de que los haga suyos y los reincorpore a su personalidad.

En relación a la técnica de la silla vacía, J.S argumenta:yo creo que si he tenido varias experiencias, por lo menos la Gestalt como terapia pasas un largo proceso hablándole a la silla vacía, es mas llevar a cabo y poner en palabras eso que tú sientes, te estás guardando, y yo creo que eso te da muchas más herramientas para llevarlo a la realidad de lo que podría darte el análisis”.

Por otro lado, la Escuela de Terapia Gestalt (s.f), plantea que la psicoterapia Gestalt funciona tanto para el abordaje de situaciones o conflictos específicos que permiten un proceso psicoterapéutico de corta duración, como también para el manejo de procesos de autoconocimiento más profundos y extensos. Asimismo, la frecuencia de las sesiones puede variar, se adapta a cada situación concreta y puede ser negociada a lo largo de proceso psicoterapéutico (Escuela de Terapia Gestalt, s.f).

Haciendo referencia a lo antes comentado, es importante resaltar que los participantes perciben la psicoterapia Gestalt como una psicoterapia no constante y de corta duración.

“Bueno en Gestalt tu no vas continuamente, tu cierras una Gestalt y el terapeuta te puede decir bueno mira yo creo que tu ahorita estas bien, tu puedes seguir viniendo si quieres, pero también puedes tomarte un tiempo y bueno si en dos semanas quieres volver a venir tu me llamas, pero no es una sesión, por ejemplo en psicoanálisis que tú tienes semanalmente que ir, asistir a tu terapia y si no vas es porque es una resistencia o algo así, nada que ver, en Gestalt tu cierras una Gestalt, cierras un proceso y si tu no sientes la necesidad de volver a ir a terapia no vas, puedes volver a los seis meses, como puedes volver al mes, como puedes volver a la semana, como puedes volver al año, como puedes no volver, y yo en mi experiencia he ido así pues intermitentemente, hay veces que he ido por seis meses, paro después como por un año y después voy tres meses, después paro dos meses y así voy pues”(J.S).

De igual forma, otro tema importante que pudimos evidenciar en relación a este tipo de psicoterapia, fue que los participantes comentaron que no crea dependencia, a lo que A.S explica: “porque bueno un principio de la Gestalt es no crear dependencia”.

Por medio de la información aportada por los participantes que asisten a psicoterapia Gestalt pudimos concluir que estos poseen un amplio conocimiento y una visión positiva de su psicoterapia, ya que no se pudieron evidenciar críticas negativas ni por parte de estos ni por parte de los demás estudiantes que asisten a otros tipos de psicoterapia. Además, los estudiantes destacan la utilidad y muestran agrado ante las técnicas que son utilizadas en este tipo de proceso psicoterapéutico.

Así como anteriormente mostramos la visión que los participantes tienen con respecto a la psicoterapia psicoanalítica y la psicoterapia Gestalt, se nos hace importante compartir la percepción que estos mostraron tener hacia la psicoterapia Cognitivo-Conductual.

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *