Todo ser humano por efecto conjugado de sus disposiciones innatas y de los influjos que recibe durante su infancia, adquiere una especificidad determinada para el ejercicio de su vida amorosa, y las pulsiones que satisfará, así como las metas que habrá de fijarse. Disposición y azar determinan el destino del hombre. Esto da por resultado un clisé que se repite de manera regular en la trayectoria de la vida, en la medida en que lo consientan las circunstancias exteriores y la naturaleza de los objetos de amor asequibles. Solo un sector de esas emociones ha recorrido el pleno desarrollo psíquico: ese sector está vuelto hacia la realidad objetiva, disponible para la personalidad conciente. Otra parte de las mociones libidinosas ha sido demorada en el desarrollo, está apartada de la personalidad conciente y la realidad objetiva, y sólo tuvo permitido desplegarse en la fantasía o ha permanecido por entero en lo inconsciente. Y si la necesidad de amor de alguien no está satisfecha de manera exhaustiva por la realidad, se verá precisado a volcarse con unas nuevas representaciones-expectativa libidinosas hacia cada nueva persona que aparezca. Es normal que la investidura libidinal aprontada en la expectativa de alguien que está parcialmente insatisfecho se vuelva hacia el psicólogo. Esa investidura se atendrá a modelos, se anudará a uno de los clisés, insertará al analista en una de las series psíquicas que ha formado. No sólo las representaciones-expectativa concientes han producido la transferencia, sino también las rezagadas o inconscientes.

La transferencia se hace intensa en neuróticos bajo análisis; y es la más fuerte resistencia al tratamiento, así como la portadora del efecto salutífero, como condición del éxito. Cuando las asociaciones libres fallan, se deniegan verdaderamente, es porque está bajo el impero de una ocurrencia relativa al analista.

La más poderosa palanca del éxito se muda en el medio más potente de resistencia. Este proceso no es característico del psicoanálisis sino de la neurosis.

Una condición previa de toda psiconeurosis es la introversión de la libido: disminuye el sector de la libido susceptible de conciencia, vuelta hacia la realidad, y en esa medida, aumenta el sector de ella entrañada de la realidad objetiva, inconsciente. La líbido se ha internado por el camino de la regresión y reanima los imagos infantiles. Todas las fuerzas que causaron la regresión se elevan como resistencias al trabajo para conservar ese estado. La introversión se produjo por una frustración de la satisfacción exterior. La libido disponible había estado bajo la atracción de las partes de complejos inconscientes. Para liberarla es preciso vencer la atracción de lo inconsciente, cancelar la represión (esfuerzo de desalojo) de las pulsiones inconscientes y sus producciones. Cada acto del paciente se forma como compromiso entre las fuerzas cuya meta es la salud y las reprimidas.

Si se persigue un complejo patógeno desde su subrogación conciente (síntoma) hasta su raíz inconsciente, hay una zona donde la resistencia se hace nítida y la ocurrencia que surja aparece como un claro compromiso entre sus requerimientos y los del trabajo de investigación. En este punto sobreviene la transferencia: algo del material del complejo es transferido sobre el psicoanalista, esa transferencia da una ocurrencia inmediata y se anuncia mediante una resistencia (ej: detención de las ocurrencias). Siempre que se aproxima a un complejo patógeno, primero se adelanta hasta la conciencia la parte susceptible de transferencia, y es defendida.

En la cura analítica la transferencia se presenta como el arma más poderosa de la resistencia, y la intensidad será efecto de ésta última.

Hay dos tipos de transferencias: una positiva, de sentimientos tiernos, y una negativa de sentimientos hostiles. La positiva puede ser amistosa (susceptible de conciencia) y erótica (inconsciente). La transferencia que puede resultar como resistencia de la cura es la negativa, o una positiva de mociones eróticas reprimidas. El otro componente, el consiente, es el portador del éxito.

La ambivalencia de las orientaciones del sentimiento es lo que mejor nos explica la aptitud de los neuróticos para poner sus transferencias al servicio de la resistencia. El enfermo actúa sus pasiones sin atender a la situación objetiva real. El psicólogo quiere constreñirlo a insertar esas mociones en la trama del tratamiento (lucha entre intelecto y vida pulsional, discernir y actuar). La transferencia brinda el servicio de volver actuales y manifiestas las mociones de amor escondidas y olvidadas de los pacientes.

 

Freud aclara que todo ser humano por efecto de sus disposiciones innatas y de los influjos que recibe en la infancia, adquiere una especificidad determinada para el ejercicio de la vida amorosa, o sea, para las condiciones de amor que establecerá y las pulsiones que satisfacer y las metas. Esto da por resultado un cliché que se repite en la trayectoria de la vida aunque, no se mantiene inmutable. Una parte de estas mociones libidinosas han sido demoradas en el desarrollo y solo se despliegan en la fantasía o bien han permanecido en lo Inconciente.

Otro sector ha llegado a un pleno desarrollo psíquico y se ha vuelto hacia la realidad objetiva. Ahora cuando la necesidad de amor de alguien no esta satisfecha de manera exhaustiva por la realidad, la persona se verá precisado a volcarse con una expectativa libidinosa hacia cada nueva persona que aparezca. Por lo tanto, en el caso de la terapia psicoanalítica la investidura libidinal se vuelve hacia la figura del médico. Esta investidura se atenderá a modelos, se anudara a uno de los clisés preexistentes en la persona en cuestión. Insertara al analista en una de las series psíquicas que el paciente ha formado hasta el momento.

A este proceso, Freud lo denomina transferencia. La transferencia salta como la más fuerte resistencia al tratamiento. Si se persigue un complejo patógeno desde lo conciente hasta su raíz en lo inconciente, se entra en una región en donde la resistencia se hace valer con tanta nitidez. En este punto, sobreviene la transferencia.

Si algo del material del complejo es apropiado para ser transferido sobre el analista, esta transferencia produce, da por resultado la ocurrencia inmediata y se enuncia mediante los indicios de una resistencia detención de ocurrencias. De esto inferimos que la idea transferencial ha irrumpido en la conciencia a expensas de todas otras posibilidades de ocurrencia porque presta acatamiento a la resistencia.

La transferencia se nos aparece, como el arma más poderosa de la resistencia.

El mecanismo de la transferencia se da por el afronte de la libido que ha permanecido en posesión de imagos infantiles. La libido se ha internado por el camino de la regresión (se produce la regresión por la frustración o insatisfacción del mundo) y reanima imagos infantiles cada vez que la cura analítica tropieza con la libido retirada, estalla un combate. Todas las fuerzas que causaron la regresión de la libido se llevaron como resistencias al trabajo para mantenerse en ese estado.

Pero la transferencia puede servir también para facilitar la confesión. Por lo tanto, es necesario separar una transferencia positiva de una negativa. La positiva a la vez se descompone en la de sentimientos amistosos conscientes y inconscientes; que se remontan a fuentes eróticas.

El psicoanálisis demuestra que las personas estimadas o admiradas pueden seguir siendo objetos sexuales para lo inconsciente.

La transferencia sobre el psicólogo, resulta apropiada como una resistencia cuando es una transferencia negativa, o una positiva de mocione eróticas reprimidas.

Cuando se “cancela” la transferencia haciéndola consciente, solo hacemos desasirse de la persona del médico esos dos componentes; en cuanto al componente susceptible de conciencia y no chocante, subsiste y es el portador del éxito.

Dominar los fenómenos de la transferencia depara al psicoanalista las mayores dificultades. Pero justamente ellas nos brindan las posibilidades de volver actuales y manifiestos las mociones de amor escondidas y olvidadas de los pacientes.

Es en este campo donde se debe obtener la victoria cuya expresión será sanar la neurosis.

Además, indica que la transferencia forma parte del consciente y el inconsciente siendo esto un cliché en los pacientes que se ha ido formando.

 

 

 

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *