Hoy, desde equilibrio y mente, vamos a hablar de uno de los grandes mitos sobre el suicidio, que seguro, en algún momento, cualquiera de nosotros lo ha escuchado: “Los que intentan suicidarse, sólo quieren llamar la atención”…

La persona que ha tenido algún intento de suicidio comunica, quiere decir algo a los familiares, a las personas de su entorno a la gente cercana. El mensaje es claro, aunque no siempre se verbaliza: “Estoy sufriendo”. A menudo, expresar este sufrimiento a través de la palabra, se hace imposible, no hay discurso, no existe la capacidad de transmitir el mensaje. Lo más probable es que la persona que llega a esta situación no tenga recursos de comunicación, y el sufrimiento que siente es tan grande que está bloqueada ante tanto dolor.

Se bloquean las emociones, el intelecto, la capacidad de transmitir un mensaje, la expresión, los sentimientos..

El dolor y el sufrimiento son reales, existen en cada segundo de la vida de lapersona que intenta suicidarle, y esta situación tiene la condición de querer ser expresada. Existe una necesidad de transmitir a los demás este dolor, pero ¿cómo?

Esta es la cuestión, que la única manera que es viable para la persona, es intentar quitarse el dolor, hacerlo desaparecer. Desaparecer ella misma, y tratar de que los demás entiendan que había algo que no podía tolerar más.

El instinto más básico del ser humano es precisamente la conservación de la vida, es por esto que parece que el suicidio no tiene sentido. Puede ocurrir que en este intento de suicidio, la persona quiera expresar lo que sufre, lo insoportable de la existencia, la necesidad de encontrar otro lugar. Es aquí, donde este intento de comunicación con los otros, puede acabar con la muerte del individuo.

Nadie quiere morir, el deseo real es dejar de sufrir.

Habría que preguntarse si la persona que ha intentado alguna vez suicidarse se ha sentido escuchada, si ha recibido apoyo, entendimiento y si ha tenido alguien en quien poder confiar…

Nos viene al recuerdo una película, algo antigua, relacionada con la temática de esta publicación: “El Club de los poetas muertos”… podemos hacer un breve comentario, y es que se tira por la ventana para ser escuchado, se arroja, para que decidan por él, para que hagan lo que quieran con su cuerpo como tratan de hacer en vida… Su dolor se expresa pasando al acto de quitarse la vida.

Si has estado en esta situación o te sientes identificado en estos momentos con lo que acabas de leer, ponte en contacto con nosotras. Podemos ayudarte, te escuchamos, y trataremos de guiarte para encontrar un nuevo rumbo. Llámanos!

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *