El diván es un recurso que, a pesar de no ser obligatorio, es de gran utilidad para llevar a cabo el proceso psicoterapéutico, pues es una herramienta que permite poner en práctica las técnicas para que el paciente pueda hacer consciente lo inconsciente, lo cual es el principio básico de este tipo de psicoterapia (Ghilioni, 2000).

Durante las entrevistas, los sujetos se refirieron al diván como una experiencia extraña, ante lo cual O.B expresa: pero me pegó un poquito el paso al diván, porque fue impactante como que verte viendo una pared de repente, después de que lo estás viendo cara a cara y ver la pared, hablarle a una pared es como que raro, tu sentías como que tu consciencia te hablaba, era muy extraño pero, me adapté y me parece buenísimo”

Por otro lado, los participantes, haciendo referencia a su experiencia, comentaron que perciben el diván como un elemento emocional y subjetivo en donde la explicación teórica no es suficiente para entenderlo.

No es lo mismo estar detrás del diván que estar en el diván, o sea si tú no has pasado por el diván, ok tu puedes tener toda la teoría y saberte todo perfecto pero si no has pasado por ahí no lo vas a entender porque es algo demasiado emocional, es algo muy subjetivo, no lo puedes entender sólo con la teoría, el pase al diván, eso es algo muy complejo de entender cuando te lo dan en la teoría, ¿cuándo alguien pasa al diván?, hay ciertos requisitos, pero cuando tu ya has pasado tú te das cuenta de que como que ah ok yo hice esto y lo otro y me pasaron al diván, y te das cuenta de muchas cosas estando ahí pues, o sea la gente no sabe lo que significa el diván hasta que está en él, tú crees que acostarte en el diván es lo mismo porque vas a hablar igual pero en realidad tiene otros significados que nada más lo entiende el que lo está viviendo” (O.B).

Esta percepción por parte de los entrevistados concuerda con nuestra vivencia personal al pasar al diván, ya que al principio no lográbamos entender porque habíamos pasado al mismo, lo cual a su vez nos proporcionaba una sensación extraña, de igual forma nos identificamos con la idea de que el propósito del diván no se puede entender únicamente con la teoría, por lo cual consideramos que vivir la experiencia enriquece la comprensión.

            Por su parte, los entrevistados consideran que no todas las personas pueden entrar en el diván, tal como explica A.A: “no todas las corrientes son buenas para ti, depende mucho de la problemática que traiga la persona, de los recursos con los que cuenta la persona, no todas las personas pueden entrar al diván por ejemplo, porque no cuentan con los recursos emocionales y cognitivos para eso”.

            Por último, pudimos apreciar que los estudiantes que asisten a psicoterapia psicoanalítica perciben el diván como un logro o un avance en su proceso psicoterapéutico, tal como expone O.B:  “que yo siento que he avanzado demasiado y que además, bueno ya yo estoy en diván”.

Así como el diván, otro elemento de la psicoterapia psicoanalítica  al cual los participantes le otorgaron importancia fue los sueños y la interpretación y análisis de los mismos.

 Los sueños

Una técnica que se utiliza en la psicoterapia psicoanalítica es la interpretación de los sueños (Compas y Gotlib, 2003). Según Corey (1995), el análisis de los sueños es un método psicológico utilizado en la psicoterapia psicoanalítica para entender el significado oculto de los sueños, a través de esta técnica se puede llegar a comprender lo que está pasando en la vida del paciente, tanto en lo cotidiano como en la psicoterapia y en la relación con el psicoterapeuta. De esta manera, la persona puede llegar a tener una comprensión de sí misma y de las raíces profundas de su sentir y de su comportamiento.

En concordancia con los teóricos, M.U plantea: bueno más que todo las experiencias como que de los sueños … a ver, déjame pensar [Silencio], si, si han habido varias, déjame pensar una así como que [Silencio] intensa, bueno lo que me ha pasado más que todo es a través de cuando interpretan los sueños”.

Continuando con la idea, estos también compartieron sus experiencias en relación a este elemento, a lo que M.U refiere:   “yo soñé que yo estaba con mi mamá y como que estaba con mis amigas y me empezaba a salir sangre… entonces después yo se lo cuento a mi psicóloga y me dice y que tu como que, sabes eres una persona que siente tanto que en verdad todo lo que está pasando te está desangrando”.

Lo antes comentado guarda relación con nuestras vivencias personales en psicoterapia, pues más de una vez nos han interpretado lo que soñamos y por tanto hemos podido comprender la relación que estos contenidos inconscientes poseen con respecto a nuestra vida y forma de ser, lo cual nos ha llevado a percibir el análisis de los sueños como una herramienta útil para entender nuestro mundo interno.

Luego de conocer la visión que los participantes tienen de la psicoterapia psicoanalítica, se nos hace importante compartir la percepción que estos poseen en relación a la psicoterapia Gestalt.

 

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *