Desde equilibrio y mente queremos conversar sobre la ansiedad que nos puede estar invadiendo en las circunstancias que vivimos hoy con el COVID-19.

Todos sufrimos de miedo a algo, y hay una cantidad de ansiedad esperada que nos ayuda a prepararnos a enfrentarnos a esos miedos u otros eventos que percibimos como amenazantes. Entonces,  cierta cantidad o un poco de ansiedad nos ayuda a superar nuestras propias dificultades. Hasta allí todo marcha bien. 

El problema deviene cuando el miedo se vuelve irracional y la incertidumbre supera nuestra propia capacidad de tolerarla.

Entonces el cuerpo que antes se preparaba para superar dificultades menores, ahora se enfrenta a un gran monstruo. 

Lo primordial en estos instantes es reconocer cuáles son los disparadores de la ansiedad.

¿Por qué esto es importante?

Desde como piensas y el lugar donde actúas puedes bajar la ansiedad. Pero es primordial reconocer cuales son esos automensajes que nos estamos enviando a nosotros mismos. 

Muchas veces sucede que la ansiedad puede devenir del querer controlar más y más los eventos de nuestra cotidianidad, tanto los externos (ej: situaciones específicas) como los internos (ej: emociones).

Este automensaje puede ser: ¡Quiero controlar más!

¿Qué es exactamente lo que quieres controlar? ¿Qué supone para ti controlar? ¿ Y qué te supone no poder controlarlo todo?

Si te sientes reflejado en estas preguntas, te ha podido ocurrir el darte cuenta de que tal vez el querer tenerlo todo bajo control, te puede llevar a la obsesión por dominar eventos o emociones que no podemos controlar. Si no son controlables, e inviertes tu tiempo y tu esfuerzo, tal vez sufras un desgaste que al final te genera sufrimiento y mucha ansiedad.

Lo único que podemos es tomar conciencia de esos mensajes que vienen a nuestra cabeza, nuestra forma de interpretar las cosas y buscar un nuevo significado,  podemos elegir cómo nos comportamos, e inclusive podemos escoger cómo queremos que eso nos afecte. Esto es una forma compasiva con nosotros mismos porque es ACEPTAR lo que ocurre, que a veces no podemos controlarlo y poder soltar un poca de esa auto exigencia, todo ello nos permite enfrentarnos a las situaciones desde otra perspectiva.

Si esto sientes que lo que vives te supera y va mas allá de lo que escribimos acá, no dudes en contactar a alguno de nuestros especialista.

Recuerda: buscar ayuda es también parte del aprendizaje de vivir.

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *