Hoy vamos a describir, desde equilibrio y mente los enfoques principales empleados desde la psicopatología para el estudio del estrés en los individuos.

Tradicionalmente, en el estudio del estrés se han mantenido tres enfoques, que son los que determinaron el estudio del estrés y su aplicación al campo de la Psicopatología: 

Teorías basadas en la respuesta: su máximo representante es H. Selye. Esta corriente estudia el estrés como respuesta, como resultado en el organismo del sujeto ante una situación estresante. 

Teorías basadas en el estímulo: en estos modelos, en contraste con los anteriores, el estrés se localiza fuera del individuo, entendiéndolo en términos de características asociadas a los estímulos del ambiente, pudiendo perturbar éstos el funcionamiento del organismo. En relación con estos estímulos ambientales, la principal línea de investigación ha sido la desarrollada por el grupo de Holmes y cols., cuyo enfoque es conocido como el “enfoque de los sucesos vitales”. En 1956, creó un autoinforme, junto con Hawkins, el Inventario de Experiencia Reciente (SRE), en un intento de recoger en un formato de autoinformes la historia personal de cada individuo. Desde esta teoría puede afirmarse que el concepto de estrés psicosocial basado en la ocurrencia de sucesos vitales, así como su cuantificación y evaluación fue establecido por primera vez por Holmes y cols.

Teorías basadas en la interacción o transacción: el principal representante de esta corriente es Lazarus, junto con Folkman. Estos modelos plantean que el estrés se origina a través de las relaciones particulares entre la persona y su entorno, maximizando la relevancia de los factores psicológicos (cognitivos) como mediadores entre los estímulos estresantes y las respuestas de estrés. Las teorías basadas en la interacción explican el proceso de estrés como una interacción entre la persona y el entorno. Dan un papel fundamental a los factores psicológicos o cognitivos como factores mediadores entre ambas partes. En concreto, dentro de los factores psicológicos destacan la evaluación como el mediador cognitivo más importante. Los máximos representantes de estas teorías son Lazarus y Folkman, y ellos consideran que el estrés es un conjunto de relaciones particulares entre la persona y la situación, siendo ésta valorada por la persona como algo que excede sus recursos y pone en peligro su bienestar.

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *