Atención Consciente, o Atención Plena, mindfulness, o Sati como se la designa en pali, es una práctica en la que tomamos conciencia de las distintas facetas de nuestra experiencia en el momento presente, en el momento actual en el que nos encontramos. Podemos aprender a ser conscientes de cómo nos movemos, cómo nos sentimos (tanto física como emocionalmente), y cómo respondemos o reaccionamos ante cada momento de la vida. Esta cualidad de "conciencia plena" es la base de toda vida creativa, ya que nos permite ser honestos, pragmáticos, despiertos, valientes, y vivir con un sentido profundo de iniciativa, asumiendo todo lo que ocurre a nuestro alrededor

La práctica de la meditación, o de la conciencia plena, te hace consciente de cómo emergen las formas usuales en que todos tendemos a ver las cosas, de manera mecánica, sin tomar conciencia de lo que hacemos en cada momento. A quien no le ha ocurrido alguna vez subirse al coche para ir de un lado a otro, y tras llegar no saber por donde hemos ido ni qué camino hemos seguido para llegar hasta allí, o estar parado en un semáforo, y seguir parados delante de La Luz verde hasta que el conductor que va detrás de nosotros llama nuestra atención tras hacer sonar el claxon en varias ocasiones... episodios cotidianos como estos dan cuenta de la manera mecánica en la que vamos por el mundo, llevando a cabo acciones que en ocasiones pasan por nuestra vida como si no hubieran existido. 

Cuando empiezas a prestar atención de manera plena, en el momento presente, tu relación con las cosas cambia. Puedes empezar a ver un orden y una vinculación entre las cosas que antes no eran visibles. Y hasta puedes pensar en su origen con una actitud de agradecimiento y compasión.

La compasión se debe entender como amor y bondad hacia uno mismo, tenerse  cariño y permitirse experimentar las sensaciones que aparezcan, aceptándolas y haciendo que formen parte de nosotros mismos.

La práctica de Mindfulness, lo que requiere es prestar atención a tu experiencia en cada momento, lo que te conduce directamente a nuevas formas de ver y de estar en tu vida. Atender al momento presente y vivenciar lo que ocurre a tu alrededor sin juzgar, permitiéndote sentir emociones libremente, según van ocurriendo.

Esto se consigue mediante la práctica de la meditación, ejercicios de relajación que tratan de dejar la mente libre, con apertura a lo que emerja en el cuerpo y en la mente, con meditaciones diarias de unos 15 minutos podemos aprender a cambiar la forma en la que nos relacionamos con el exterior.
Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *