5.- Chakra de la garganta (Vishuddha chakra)

El quinto chakra es trascendente, y se asocia con la purificación. Nos ayuda a encontrar el camino a la conciencia y la voz de nuestro espíritu. Este chakra tiene una vibración de color turquesa y su elemento es el éter, o el espacio. Situado en la garganta, que se relaciona con el cuello, la garganta, la mandíbula y los dientes. Es el motor de la creatividad y la comunicación y activa la energía necesaria para la escritura, el canto, el habla y la escucha. El sentido de este chakra es el oído. También se asocia con su poder de curación mediante su vibración. El mantra asociado a este chakra es el “HAM”.

Este chakra regula las regiones anatómicas de la tiroides, la paratiroides, la mandíbula, el cuello, la lengua y la laringe. Tener el quinto chakra abierto y alineado significa hablar, escuchar y expresarse mediante una forma de comunicación superior. La fe y la comprensión combinan la esencia del chakra Vishuddha

El quinto chakra nos ayuda que tengamos una conexión entre nuestro ser físico y metafísico. Nos ayuda a ser más conscientes de nosotros mismos, de la naturaleza holística de nuestro ser, y observar nuestra mente, emociones, actos, palabras y principios de vida. Este centro energético nos ayuda a conocernos de forma tal que podamos contrarrestar nuestras tendencias mentales, físicas o emocionales que nos desequilibran, siempre en favor de la conciencia cósmica. 

Esta claridad nos permite también estar en contacto con nuestra propia alma , y de esta manera poder comprender mejor qué queremos. Esta facultad de percibir con lucidez, sin prejuicios, apegos excesivos o rechazos del propio ego (o de nuestra historia personal), nos permite mirarnos a nosotros mismos, cambiar esquemas de pensamiento que nos alejan de nuestro equilibrio y realización espiritual y algunas veces incluso cuestionar completamente las creencias y sistemas de valores que dieron forma a nuestra vida e identidad.

Empezamos así a vivir en un plano más sutil, con mayor honestidad hacia nosotros mismos y hacia lo que mostramos de nosotros, es una atención permanente que nos ancla al momento presente y que nos permite estar arraigados pero abiertos a las experiencias presentes del entorno, la creación, la belleza y la sabiduría. Este nivel de conciencia que el yoga identifica como más elevado, nos lleva a tener una aproximación más filosófica y espiritual de la existencia.

El quinto chakra implica una purificación de nuestra mirada, a mirarnos de otro modo a nosotros mismos, para poder tener otra perspectiva hacia las otras personas con las que estamos en contacto.

Si su energía está equilibrada y fluye bien, tus palabras son amables, consideradas y sinceras. Tu voz es enérgica y vibrante y puedes compartir claramente tus pensamientos y sentimientos con los demás, ya sea de forma hablada o escrita. Al mismo tiempo, eres capaz de prestar atención plena a lo que se te dice.

Si la energía del quinto chakra  esta desequilibrada, cuando es por exceso se habla demasiado y superficialmente y se intenta decir siempre la última palabra sin escuchar al interlocutor. Si es por defecto, la persona se vuelve tímida y teme expresarse, su voz es muy baja e insegura y puede haber impedimentos en el habla o sordera. 

Este desequilibrio puede deberse a muchas razones: represión de la creatividad o la libertad de expresión, no haber sido escuchado durante la niñez o ser mandado  callar con frecuencia, o haber estado expuesto a mentiras o sonidos demasiado fuertes o violentos.

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *