7.- Chakra Corona (Sahasrara chakra)

Este es el chakra de la conciencia pura. Por lo general se asocia con el color púrpura, aunque su energía es también blanca: la vibración más alta que cubre todos los colores existentes. Se encuentra en la parte superior del cráneo y representa la espiritualidad. Su elemento es la luz interior, la voluntad y el pensamiento que contiene el poder de la mente. Sus energías de vibración permean las otras fuerzas vitales y crean experiencias.

En el cuerpo, la vibración se produce en los huesos y la piel. Este es el chakra que nos conecta con el infinito, con el significado de la vida y la devoción. Está representada por una flor de loto con cientos de pétalos. El séptimo chakra nos pone en sintonía con la divinidad y la gracia de nuestro verdadero ser. El mantra asociado a este chakra es el “OM”.

Si se ha logrado un desarrollo del séptimo chakra de manera integrada y como parte de un trabajo espiritual profundo, este es el impulso que nos lleva a la unión con el infinito. Implica constancia y compromiso porque nuestra tendencia más primaria es a vivir en los chakras inferiores.

Si la energía de este chakra está equilibrada, te podrás conectar con el estado de dicha que se asocia con el conocimiento absoluto o Satchidananda. El séptimo chakra proporciona la conexión energética necesaria para transcender la dualidad mundana que nos hace ver el mundo en términos de pares de opuestos: nosotros mismos y los demás; objeto y sujeto; masculino y femenino, etc.

Pero la energía del Sahasrara chakra puede estar bloqueada y hacer que te sientas disperso, que te falte la inspiración y la dicha en tu vida, que veas el mundo de forma puramente materialista y racional o que no consigas conectar con las fuentes espirituales.

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *