En función del efecto que las sustancias provocan sobre el sistema nervioso central las drogas se pueden clasificar en tres grupos: 

1.-depresoras, 

2.- estimulantes y perturbadoras. 

3.- Las sustancias perturbadoras, entre las que se incluye el LSD , pueden modificar de alguna manera la actividad psíquica y provocar alteraciones perceptivas. En concreto, el LSD tiene como síntomas agudos mareos, debilidad, naúseas y visión borrosa. Alteraciones perceptivas (alteraciones de las formas y colores, dificultad para enfocar objetos, hiperestesias, alucinaciones visuales), alteraciones en el estado de ánimo y despersonalización. Entre los efectos crónicos se encuentran cuadros psicóticos, depresión, ansiedad y alteraciones de la personalidad. Algunos consumidores pueden seguir teniendo algunos efectos durante meses o años, especialmente trastornos perceptivos en forma de flashbacks (volver a revivir posteriormente lo que se experimentó durante la intoxicación pero sin estar ahora presente el consumo de la sustancia), pudiendo llegar a ser recurrentes y mantenerse activos varios años. En el grupo de las sustancias consideradas depresoras y estimulantes no se ha descrito este fenómeno.

Según la clasificación de la OMS (1970), podemos categorizar las sustancias en: 

Grupo a: su abuso constituye un peligro y efecto terapéutico escaso o nulo: alucinógenos. 

Grupo b1: valor terapéutico escaso: anfetaminas. 

Grupo b2: valor terapéutico medio alto: barbitúricos e hipnóticos. 

Grupo c: valor terapéutico pequeño o grande pero su peligro para la salud pública es pequeño aunque no desdeñable.

 

 

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *