Desde equilibrio y mente vamos a hablar de una de las terapias más empleadas en la prácticas clínica para el tratamiento de personas con un trastorno limite de la personalidad, la terapia basada en la mentalización:

La terapia basada en la mentalización fue diseñada por Bateman y Fonagy para el trastorno límite de la personalidad (TLP).

Los autores argumentan que los TLP tienen una ausencia o deterioro en la capacidad de mentalizar que se pone de manifiesto especialmente en un contexto de relación de apego. El tratamiento está organizado para facilitar la capacidad de “mentalizar” en el contexto de terapias individuales y de grupo.

La mentalización se define como la capacidad implícita y explícita de interpretar las acciones propias y de los otros en base a estados mentales (deseos, intenciones, sentimientos y pensamientos). Supone reconocer que lo que está en la mente de otro y en la propia es un estado mental.

Estos autores ven el TLP como un trastorno del apego, y la terapia se centra en el análisis de los modelos de relación y los factores inconscientes que inhibían el cambio. Realizaron un estudio empírico que comparaba los efectos del tratamiento en un grupo experimental que recibía su programa, con otro grupo control que recibía un tratamiento estándar, sin psicoterapia.

Según la interpretación, las características de su programa que están relacionadas con la efectividad del tratamiento son: una base teórica consistente, la focalización en la relación, y el mantenimiento del tratamiento durante un tiempo. Independientemente del origen psicoanalista de los autores de la terapia, el énfasis en conceptos como apego, inconsciente y aspectos relacionales determinan la orientación psicodinámica del enfoque.

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *