Amor Transferencial

Hoy publicamos Amor transferencial, relacionada con la entrada Sobre el amor de transferencia.

El fin es devolver al paciente la libre disposición de su facultad de amar, coartada  por fijaciones infantiles.

Devolvérsela no para que la emplee en la cura, sino para que haga uso de ella más tarde, en la vida real, una vez terminado el tratamiento. 

No debe representar con ella la escena de las carreras de perros, en las cuales el premio es una ristra de salchichas, y que un imprudente estropea tirando a la pista una única salchicha, sobre la cual se arrojan los corredores, olvidando la carrera y el copioso premio que espera al vencedor.

No siempre resulta fácil para el psicólogo  mantenerse dentro de los límites que le prescriben la ética y la técnica.

Sobre todo para el analista inexperto y carente aún de lazos fijos. 

Indudablemente, el amor sexual es uno de los contenidos principales de la vida.

La reunión de la satisfacción anímica y física en el placer amoroso constituye, desde luego, uno de los puntos culminantes de la misma.

Todos los hombres, salvo algunos obstinados fanáticos, lo saben así, y obran en consecuencia, aunque no se atreven a confesarlo.

Por otra parte, es harto penoso para el hombre rechazar un amor que se le ofrece, y de una mujer interesante que nos confiesa noblemente su amor, emana siempre, a pesar de la neurosis y la resistencia, un atractivo incomparable. 

pastedGraphic.png

La tentación no reside en el requerimiento puramente sensual de la paciente, que por sí solo quizá produjera un efecto negativo, haciendo preciso un esfuerzo de tolerante comprensión para ser disculpado como un fenómeno natural.

Las otras tendencias femeninas, más delicadas, son quizá las que entrañan el peligro de hacer olvidar al médico la técnica y su labor profesional en favor de una bella aventura.

Sin embargo, para el analítico ha de quedar excluida toda posibilidad de abandono.

Por mucho que estime el amor, ha de estimar más su labor de hacer franquear a la paciente un escalón decisivo de su vida.

La paciente debe aprender de él a dominar el principio del placer y a renunciar a una satisfacción próxima, pero socialmente ilícita, en favor de otra más lejana e incluso incierta, pero irreprochable tanto desde el punto de vista psicológico como desde el social.

Para alcanzar  tal dominio, ha de ser conducida a través de las épocas primitivas de su desarrollo psíquico y conquistar en este camino aquel incremento de la libertad anímica que distingue a la actividad psíquica consciente —en un sentido sistemático— de la inconsciente.

Esta publicación sobre amor transferencial, y otras más de temática similar en torno a la relación transferencial,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

Sobre el amor de transferencia

Hoy  presentamos una breve publicación sobre el amor de transferencia

Es inevitable hablar del enamoramiento que surge en el tratamiento analítico, el carácter  auténtico que posee. 


Si nos parece tan poco normal, ello se debe principalmente a que también el enamoramiento corriente, ajeno a la cura analítica, recuerda más bien los fenómenos anímicos anormales que los normales.


De todos modos, aparece caracterizado por algunos rasgos que le aseguran una posición especial a este amor de transferencia:

1º) Es provocado por la propia situación analítica.

2º) Queda intensificado por la resistencia dominante en tal situación; y

3º) Es menos prudente, más indiferente a sus consecuencias y más ciego en la estimación de la persona amada que cualquier otro enamoramiento normal.

No debemos tampoco olvidar que precisamente estos caracteres divergentes de lo normal constituyen el nódulo esencial de todo enamoramiento.


Para la conducta del psicólogo, resulta decisivo el primero de los tres caracteres indicados.

Sabiendo que el enamoramiento de la paciente ha sido provocado por la iniciación del tratamiento analítico de la neurosis, tiene que considerarlo como el resultado inevitable de una situación médica, análogo a la desnudez del enfermo durante un reconocimiento o a su confesión de un secreto importante.


En consecuencia, le estará totalmente vedado extraer de él provecho personal alguno.

La buena disposición de la paciente no invalida en absoluto este impedimento y echa sobre el médico toda la responsabilidad, pues éste sabe perfectamente que para la enferma no existía otro camino de llegar a la curación.

Una vez vencidas todas las dificultades, suelen confesar las pacientes que al emprender la cura abrigaban ya la siguiente fantasía:

«Si me porto bien, acabaré por obtener, como recompensa, el cariño del analista.»


Así, pues, los motivos éticos y los técnicos coinciden aquí para apartar al médico de corresponder al amor de la paciente.

Esta publicación sobre el amor de transferencia, y otras más de temática similar en torno al eneagrama,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

Los sueños

Los sueños como elemento a analizar en consulta

 Los sueños

Una técnica que se utiliza en la psicoterapia psicoanalítica es la interpretación de los sueños (Compas y Gotlib, 2003).

Según Corey (1995), el análisis de los sueños es un método psicológico utilizado en la psicoterapia psicoanalítica para entender el significado oculto de los sueños.

A través del análisis de los sueños, se puede llegar a comprender lo que está pasando en la vida del paciente, tanto en lo cotidiano como en la psicoterapia y en la relación con el psicoterapeuta.

De esta manera, la persona puede llegar a tener una comprensión de sí misma y de las raíces profundas de su sentir y de su comportamiento.

En concordancia con los teóricos, M.U plantea:

bueno más que todo las experiencias como que de los sueños … a ver, déjame pensar [Silencio], si, si han habido varias, déjame pensar una así como que [Silencio] intensa, bueno lo que me ha pasado más que todo es a través de cuando interpretan los sueños”.

Continuando con la idea, estos también compartieron sus experiencias en relación a este elemento, a lo que M.U refiere:  

yo soñé que yo estaba con mi mamá y como que estaba con mis amigas y me empezaba a salir sangre… entonces después yo se lo cuento a mi psicóloga y me dice y que tu como que, sabes eres una persona que siente tanto que en verdad todo lo que está pasando te está desangrando”.

Lo antes comentado guarda relación con nuestras vivencias personales en psicoterapia, pues más de una vez nos han interpretado lo que soñamos.

Al interpretar los sueños podemos comprender la relación que estos contenidos inconscientes poseen con respecto a nuestra vida y forma de ser.

El análisis de los sueños se percibe como una herramienta útil para entender nuestro mundo interno.

Luego de conocer la visión que los participantes tienen de la psicoterapia psicoanalítica, se nos hace importante compartir la percepción que estos poseen en relación a la psicoterapia Gestalt.

La psicología de la Gestalt, que podemos situar dentro de la corriente humanista, se centra en las vivencias propias de cada persona.

Considera aspectos como la autorrealización, y la búsqueda de decisiones acertadas, y considera al ser humano como un agente libre y autónomo.

Esta publicación sobre Técnicas en Psicoterapia, y otras más de temática similar en torno a diferentes técnicas terapéuticas,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

Lacan: imaginario simbólico y real

Lacan y las tres instancias que definió . Imaginario simbólico y real

Hoy presentamos una breve introducción a las tres instancias definidas por Lacan: imaginario simbólico y real.

1.- Lo imaginario para Lacan es la construcción del Yo, a partir del estadio del espejo. Es la diferenciación del individuo frente a otro individuo, es la capacidad de prestigio del yo, la parte narcisista de cada uno, el yo busca la satisfacción de la pulsion.

Es el ejemplo del pájaro petirrojo, que se diferencia de otro petirrojo y para ello, marca su territorio (seminario 3).

2.- Lo simbólico: Los significantes escuchados por el niño, lo que le dicen desde que es pequeño, la manera en la que los adultos que le rodean se dirigen a él. El niño aprende quién es a partir de lo que los otros le dicen. “El inconsciente se estructura como un lenguaje”. Forma parte la cultura donde se inserta el sujeto.

3.- Lo real: lo que no se puede nombrar. Lo real representaría precisamente lo excluido de nuestra realidad, al margen de lo que carece de sentido y no logramos situar o explicar.

Lo que comúnmente llamamos «realidad» es como una amalgama entre lo simbólico y lo imaginario: es imaginario en la medida en que estamos situados en el registro especular y el Yo nos brinda racionalizaciones de nuestros actos, y es simbólico  en la medida en que la mayoría de las cosas que nos rodean tienen un sentido subjetivo para nosotros.
Los objetos cotidianos son simbolizados por cuanto quieren decirnos algo, portan una significación propia de cada sujeto.

El objeto a, no es lo imaginario, pero «es un hecho que se imagina, se imagina con lo que se puede, a saber, con lo que se chupa, lo que se caga, lo que hace la mirada, lo que domina («dompte») la mirada en realidad, y la voz». Pero el hecho de que se imagine no le quita nada de su alcance de «topos». En suma, el objeto a presenta dos caras. Por un lado «se imagina con lo que se puede». Pero por el otro «es tan real como resulte posible, por el solo hecho de que se escribe.

Esta publicación sobre Lacan: imaginario simbólico y real, y otras más de temática similar en torno a Lacan y sus obras ,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

La fobia según Lacan

Hoy presentamos La fobia según Lacan, articulo relacionados con otros en torno a la Fobia, disponibles en el blog :

Caso Juanito (Freud).

fobia, panico y psicosis

Lacan parece caer en la  ambigüedad, donde vuelve a surgir el interrogante de si la fobia se pudiese considerar como un síntoma o como una estructura. 

Éste suele diferenciar sólo dos estructuras neuróticas: la histeria y la neurosis obsesiva, explicando la fobia como un síntoma y no como una estructura. 

No obstante, hay veces que en su obra enumera la fobia como una tercera forma de neurosis, colocándola al nivel de la histeria y la neurosis obsesiva, implicando así una estructura fóbica y a la cual define en uno de sus casos en el año 1961, como “la forma más radical de la neurosis”. 

Esta situación la resuelve en el seminario de Lacan de 1968-69, cuando dice:

No se puede ver en ella (en la fobia) una entidad clínica, sino una plataforma giratoria de empalme, algo que hay que elucidar en sus relaciones con aquello hacia lo cual usualmente tiende, a saber: los dos grandes órdenes de la neurosis, la histeria y la obsesionalidad, y también el empalme que realiza con la perversión.

(Lacan, 1968-9, citado por Evans (1996) en Chamama 1993, 210).

De esta forma, Lacan explica que la fobia no es una estructura clínica que esté al mismo nivel de la histeria ni de la neurosis obsesiva, sino más bien una vía de acceso que lleva a una u otra, y que también posee ciertos vínculos con la estructura perversa.

La conexión con la perversión puede observarse en las similitudes entre el fetiche y el objeto fóbico, los cuales son por igual sustitutos simbólicos de un elemento que falta, y que se encargan de estructurar el mundo exterior.

Igualmente, ambos surgen por una dificultad en el pasaje desde el triángulo preedípico imaginario hasta el cuaternario simbólico edípico (Evans, 1996).

Esta publicación sobre eneatipo 9, y otras más de temática similar en torno al eneagrama,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

La organización de la histeria

Vamos a presentar una introducción sobre lLa organización de la histeria.

La organización caracterológica habla del modo de ser del histérico, lo que comúnmente se conoce como histeria y lo que permite a grosso modo reconocer una persona histérica. En líneas generales, este modo de ser es muy afectivo, dramático, dominante, genera sufrimiento y agresivo. Hay tres aspectos que conforman lo que se podría llamar carácter histérico que son:

  • El carácter histérico tiene tendencia a manejar situaciones grupales de interacción cotidiana de modo de configurar escenas, es decir, representando la dramática edípica: inclusión, exclusión, ilusión, desilusión, idealización, denigración. Esto suele ser muy comentado, pues los pacientes histéricos buscan repetir triangulaciones y colocarse en las posiciones de denigración o de idealización.
  • Posición egocéntrica, es decir, la posición narcisista histérica, en donde se presentan oscilaciones entre un yo activo y un yo pasivo.
  • El paciente histérico va de la actividad a la pasividad, lo que se puede ver en las posiciones de victima o de victimario.
  • Tendencia a presionar las situaciones de interacción de modo de hacer hablar a todos un lenguaje de afectos, mucho significado afectivo.

De las emociones histéricas también nos habla Shapiro (1965), planteando que las estructuras histéricas se caracterizan por el estallido emocional, que son aquellas explosiones afectivas que es lo que mayormente hace que consulten por tratamiento.

Sin embargo, estos estallidos tienen una particularidad, que es que tras un breve periodo de estallido o de episodio afectivo, el paciente queda imperturbable ante el síntoma, es decir, como si nada hubiese ocurrido.

Esto se relaciona con “la belle indiference”, de la que nos habla Freud cuando las pacientes eran indiferentes hacia sus síntomas conversivos y así mismo sucede con sus explosiones emocionales.

Según Shapiro (1965), las pacientes histéricas no consideran los sentimientos expresados o vivenciados durante el estallido emocional como representativos de lo que realmente sienten, sino que lo sienten como una extraña pasión que las atrapa, o como algo que pasa a través de ellas.

Por eso es que se dice que la emocionalidad del histérico es, vívida y explosiva, pero profundamente superficial.

Según Fiorini los aspectos caracterológicos se abordan con preguntascomo “cómo es usted”, nivel descriptivo. Se trata entonces de entender cómo es ella, y cómo ese modo de ser de ella afecta a los otros.

Fiorini (2002), también plantea el uso de las confrontaciones y lo que se trata de confrontar es “cómo me veo yo, cómo me ven los otros y cómo me ve usted”.

A veces estas confrontaciones suelen ser muy duras pero Fiorini plantea que los pacientes aceptan esto con el pensamiento de que “lo hace porque me quiere”, es decir, bajo transferencia.

Otra técnica utilizada para que el paciente se de cuenta de su organización caracterológica es mediante el rol playing, la dramatización en el imaginario, sobre qué diría, que haría.

Estos son modos de ser que pueden ser presentados al analista desde las entrevistas preliminares, en su discurso y en su relato sobre acontecimientos pasados.

Esta publicación sobre La organización de la histeria, y otras más de temática similar en torno a estructuras histéricas ,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

POSICIONES SUBJETIVAS: ESTRUCTURAS CLÍNICAS

Hoy presentamos POSICIONES SUBJETIVAS: ESTRUCTURAS CLÍNICAS, una publicación en torno a la posición que puede ocupar el sujeto.

Esta fórmula se refiere a que hay grandes conjuntos de síntomas que definen «estructuras clínicas«, entre las cuales existen diferencias que no se pueden reducir a una gradación.

Por otra parte, esto implica que un sujeto a quien el diagnóstico sitúe en una de estas grandes categorías no puede cambiar de una a otra.

Si esto llegara a producirse, habría que interpretarlo como la consecuencia de un error de diagnóstico.

Simplemente justificarlo porque en su día no se contaba con elementos suficientes para establecer tal diagnóstico de forma más segura. 

Por supuesto, una persona habrá pasado por momentos distintos, en los cuales sus síntomas habrán adoptado formas diversas.

Debe haber algo que se haya mantenido constante a lo largo de todos esos años.

Algo invariante que es lo que tratamos de describir recurriendo a la noción de estructura, oponiéndolo a lo pasajero y engañoso de los fenómenos.  

De inspiración freudiana (ya que Freud siempre intentó definir diferencias cualitativas entre distintos tipos de trastornos y encontrar los mecanismos causales específicos de cada grupo de síntomas).

Acuñada por Lacan, la expresión «clínica estructural» significa que grandes conjuntos de síntomas definen estructuras clínicas diferenciadas e invariables.

 

LAS TRES ESTRUCTURAS CLÍNICAS FUNDAMENTALES

La clínica estructural parte de tres grandes ámbitos de trastornos, fenómenos o síntomas que se definen como estructuras clínicas y que corresponden a:

las neurosis,

las psicosis y

las perversiones, dominios que contienen, a su vez, una variedad de diferenciaciones internas.

La diferencia entre estos tres grandes dominios de la clínica es, tanto para Freud como para Lacan, inseparable de la cuestión de la causa de los fenómenos psíquicos.

Desde Freud en la base de estas tres estructuras subyacen tres mecanismos fundamentales:

•Represión (Verdrangung) à NEUROSIS

•Forclusión (Verwerfung) à PSICOSIS

•Denegación (Verleugnung) à PERVERSION

Esta publicación sobre POSICIONES SUBJETIVAS: ESTRUCTURAS CLÍNICAS, y otras más de temática similar en torno a las diferentes estructuras,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

El deseo y la demanda en el obsesivo

Hoy vamos a hablar sobre el deseo y la demanda del obsesivo

Es importante aquí el concepto de La demanda primordial:

Lacan,  habla de la demanda primordial del sujeto al Otro. La demanda

primordial es lo más primitivo, se refiere casi a la Necesidad. En el texto de

«La Significación del Falo», en los Escritos de 1958, Lacan, nos  habla de los tres registros de la Necesidad, La demanda y el Deseo.

Lacan ubica esta Demanda primordial dentro de la temporalidad, cuando no hay todavía para el niño el concepto de qué es él, ni el concepto de la alteridad.

Solamente existe la demanda de la satisfacción de la necesidad. Lo que se conoce desde Freud como la experiencia mítica de la primera satisfacción. En este momento, el Otro es anterior todavía al lugar de la palabra. El niño llora por falta del objeto de la necesidad, por el hambre, se le satisface y deja de llorar.

Pero como existe el lenguaje, pronto el primer Otro, la madre o su

sustituto, traducirá el llanto no sólo en necesidad sino en signo de otra cosa, de una demanda a la que tratará de dar respuesta y de cuya respuesta que no podrá satisfacer del todo, siempre quedará un resto que será el deseo. Paralelamente, el Otro también va a pedir al sujeto, y quedará como lugar simbólico de un intercambio de demandas y de dones.

Continúa diciendo Lacan que estamos sometidos al Otro a causa de nuestra Demanda, la llamada Demanda primordial, vinculada a la necesidad a través de los objetos que proporcionan placer.

Así mismo, Lacan dice que este Otro es de “carne y hueso” es un otro materno, que satisface las necesidades. Es el llamado después el Otro materno como tesoro de los significantes, que por la palabra produce la castración originaria por el recorte de goce por el acceso al lenguaje y traduce las demandas. Es así que el sujeto es víctima estructuralmente y de forma universal, de la violencia necesaria del lenguaje vehiculada por las demandas.

Esta violencia del lenguaje, Lacan la denomina “trauma primordial”trauma de la alienación al Otro de la palabra, donde surge la intención de este Otro, que desconocemos del todo, su deseo, del cual nos vamos a interrogar con el «Che vuoi?» Qué quiere el Otro, ¿ qué quiere mi madre de mí?, en la estructura neurótica por medio del fantasma.

De esta relación del sujeto y este Otro y de la interpretación por parte del sujeto de sus respuestas a sus demandas, quedará una huella que dará como resultado una estructura determinada.

 Cada una de las tres estructuras clínicas son respuestas diferentes a la frustración de la Demanda primordial.

Esta publicación sobre el deseo y la demanda del obsesivo, y otras más de temática similar en torno a las diferentes estructuras de personalidad,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

La cura en el obsesivo

La cura en el obsesivo es un concepto que se ha abordado desde la obra de Sigmund Freud.

Hablando del síntoma del neurótico obsesivo , podemos decir que es la duda y la elección en tanto dificultad de poder elegir.

El síntoma determina la relación problemática del sujeto con él mismo y su deseo inconsciente, que produce por medio de un rodeo la satisfacción sexual.

Es una especie de compromiso entre una representación reprimida inconciliable con la conciencia y el campo de la representación consciente en el Yo.

Para Lacan, además, el síntoma es el encuentro enigmático con el deseo del Otro materno, en donde ante este enigma, ante este la pregunta:

¿Qué quiere el Otro materno de mí?

Este enigma, que como tal angustia, el sujeto crea un efecto de significación, articulado al fantasma, a lo que despliega que cree que el Otro quiere de él, como una forma de defensa ante esta angustia.

Esta defensa da lugar en el obsesivo al síntoma de la duda, o de la precipitación, para salir de lo que siente como un estar atrapado en el Otro. En ambos casos, el resultado será no poder acceder al deseo y subjetivarlo como un deseo imposible.

Freud, las psiconeurosis de defensa:

 La noción de defensa trata de la operación por la que el sujeto se defiende de la satisfacción pulsional total o del goce en términos lacanianos, defendiéndose con el síntoma que le llevan a situar este deseo como imposible.

El obsesivo cree que este deseo si lo lleva a cabo, le hará esclavo del Otro, sometiéndose entonces a su capricho, y a su goce.

Es decir, como primer punto importante, el obsesivo es el que confunde su deseo con la demanda del Otro, como nos dice Lacan.

Esta defensa se conoce como barrera frente al goce sexual y es lo que da como resultado el no dejar pensar o el desvío del interés del sujeto dando lugar al síntoma en forma de desplazamientos.

Estos desplazamientos tienen una traducción en síntomas como bloqueo, petrificación, duda, rituales, pasajes al acto.

Hay una regresión de la libido hacía la fase sádico anal, con todo el tema de retención, ya que las demandas del Otro o el deseo son vividas como una exigencia de la que el sujeto intenta escapar negando o destruyendo su propio deseo.

Freud, el hombre de las ratas:

Aquí trata de la etiología de la obsesión en relación a lo sexual, en la infancia,  ya que el sujeto se sintió “abusado”, es decir, sintió un exceso de goce sexual, que atribuía al Otro hacía él, y en el momento en el que ocurrió se sintió como algo placentero en el cuerpo. Es lo que se conoce como un exceso precoz de placer sexual y de esta precocidad nacen las Ideas obsesivas y los reproches.

Freud, Inhibición, síntoma, y angustia:

Cuando habla de erotismo  anal en esta obra, habla de la formación de un súper yo feroz, que es lo que da cuenta según Lacan, de que la demanda del Otro se le convierte en mandato a gozar y de forma sádico anal, en una compulsión de repetición.

La cura del obsesivo, ha sido abordada desde la obra de Freud, y también forma parte de un conjunto de publicaciones que están disponibles en el Blog, y puedes consultarlas en cualquier momento.

BLOG

Si quieres realizar una consulta personal, o acudir a terapia, puedes contactarnos en cualquier momento del día a través de WhatsApp o correo electrónico.

Estamos de manera presencial en nuestro centro de Madrid.

CONTACTO

La interpretación I

La interpretación del analista en consulta

Hoy presentamos La interpretación I, la primera de varias publicaciones en torno al concepto de interpretación desde el Psicoanálisis.

Trataremos aquí, la función de la interpretación como técnica, así como establecer su espacio dentro del marco que supone el psicoanálisis en sus diferentes acepciones en contraste con la psicoterapia.

            Héctor Fiorini (2006), en su texto Técnicas y teorías de psicoterapia, define a la interpretación como un instrumento primordial de «agente de cambio».

El autor introduce una racionalidad posible allí donde, hasta entonces, había datos sueltos, inconexos, ilógicos y contradictorios para la lógica habitual que propone un modelo para comprender secuencias de hechos.

Con frecuencia la interpretación conlleva también, un pasaje del nivel de los hechos al de las significaciones y al manejo singular que hace el sujeto de esas significaciones.

Intenta descubrir con el paciente el mundo de sus motivaciones y sus sistemas internos de transformación, que vendrían siendo sus mecanismos internos.

            En esta misma línea plantea que toda interpretación es, desde el punto de vista metodológico, una hipótesis.

El carácter hipotético de la  interpretación se pone de manifiesto en la construcción de su discurso destacando formulaciones  con carácter condicional: “es probable que…”, “habrá que ver, como una posibilidad si…”

            Por otra parte, Joan Coderch (1990) en cuanto a la interpretación se refiere únicamente a los procesos psíquicos inconscientes, siendo su objetivo, ponerlos al descubierto ante el paciente, quien hasta el momento, solo conocía los derivados o manifestaciones conscientes de estos procesos a través de los síntomas perturbadores y dificultades en la relación interpersonal.

También plantea que la interpretación va más allá del proceso fenomenológico y descriptivo,  y que el terapeuta trata de explicar al paciente aquellos procesos mentales inconscientes que se expresan a través de tal comunicación y que son el verdadero motor de su comportamiento.

Así mismo, define que la interpretación es un proceso complejo, ya que las resistencias se oponen a la concienciación de lo reprimido y al reconocimiento de aquello que se ocultaba tras los derivados inconscientes y a su vez hace posible al yo del paciente tener un conocimiento de aquellos conflictos intrapsíquicos que le eran totalmente desconocidos por su naturaleza inconsciente.

            Fiorini (2006) plantea que las interpretaciones en psicoterapia deben cubrir un amplio espectro:

  1. Proporcionar hipótesis sobre conflictos actuales en la vida del paciente, es decir, sobre motivaciones y defensas.
  2. Reconstruir determinadas constelaciones históricas significativas.
  3. Explicitar situaciones transferenciales de peso en el proceso.
  4. Rescatar capacidades del paciente negadas o no cultivadas.
  5. Hacer comprensible la conducta de los otros en función de nuevos comportamientos del paciente.
  6. Destacar las consecuencias que se derivarán de encontrar el paciente alternativas capaces de sustituir estereotipos personales o grupales.

                      

Esta publicación sobre Interpretación I, y otras más de temática similar en torno a la interpretación del analista,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

           

           

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat