2- El sujeto y la trasferencia :

Se puede distinguir desde el punto de vista del sujeto :El sujeto del significante, en tanto efecto producido de un significante a otro significante, es también el sujeto del inconsciente.

El sujeto dividido por el objeto, es el sujeto del fantasma.El sujeto en lo real. Es el sujeto discontinúo, como tal responde a la estructura misma, es el sujeto de la debilidad, la muerte del sujeto. En un sentido general, el término sujeto hace referencia a quien habla, de que se habla (sujet , quiere decir tema en francés).

A estas definiciones del sujeto en psicoanálisis de la neurosis es necesario agregar la definición el sujeto psicótico como tal. Es aquel que se presenta en lo real y que mantiene los caracteres de “discontinuidad y debilidad”. Es el” a-sujeto del Otro”, según Rosine y Robert Lefort, en tanto se encuentra fuera y exterior de este lugar del Gran Otro que da su estatuto al inconsciente. El sujeto psicótico es “el sujeto del goce”. De esta forma, se puede decir que, así ,como el sujeto neurótico trabaja con su discurso inconsciente para reconstruir la significación reprimida, el sujeto psicótico traba sobre la realidad externa para restituir la significación ausente, como en la parafrenia, re-inventando palabras sin o con muchos sentidos, como es el caso de los neologismos en la esquizofrenia, elaborando un sistema de significantes nuevos, como en la paranoia. En la neurosis de transferencia, el sujeto es efecto de un significante a otro, en la psicosis , esta estructura de discurso se rompe, aunque el psicótico se encuentre dentro del lenguaje y desde allí, tratará de reintentar otro discurso, con sus leyes propias, que incluya ese real totalizador y acuciante para el sujeto. Este intento de simbolización de este real por parte del sujeto, es pacificador, alivia al sujeto cuando este habla.

En la neurosis de transferencia, se trata de hacer consciente un saber inconsciente, en la psicosis de transferencia, el saber es consciente, y contiene la absoluta certeza para el sujeto.Por otra parte, desde el punto de vista de la transferencia, se puede considerar para las neurosis, una neurosis infantil, en tanto , el sujeto reproduce en análisis ciertos recuerdos referidos a su infancia, que encubren un deseo sexual reprimido. La psicosis es a-histórica, en tanto el recuerdo puede manifestarse en lo real, fuera de tiempo y espacio, como traumático, es impuesto desde el exterior para el sujeto.El sujeto vive el recuerdo como extraño, como ajeno al yo, de lo que resulta estar rechazado y excluido de la cadena significante en aquel punto en que no lo puede reconocer como suyo, en tanto, no tiene otra respuesta que este retorno del significante desde lo real, sin mediación simbólica, lo que lo hace traumático. Así, en las neurosis, “el complejo de Edipo es la pieza basal” en la formación de síntomas y en la estructura.

En la psicosis, ese” Gran Otro” que juega su rol principal en la neurosis, es un lugar vacío, no existe, el sujeto psicótico naufraga en ese “mundo imaginario de la rivalidad y del erotismo”, con su semejante, en una relación dual. La no -existencia de un Gran Otro simbólico, que haga barrera, es decir, que mediatice las impulsiones agresivas de un sujeto esquizofrénico hacia su madre, están dando cuenta de una relación dual, de tipo agresivo erótica actuada que es de otra naturaleza que el enunciado por el complejo de Edipo. En este caso, la agresividad está del lado de la madre, es exterior al sujeto, y de la cual éste se hace eco. Sin embargo, el psicótico habla, y por este medio se comunica, en la psicosis hay una trasferencia masiva hacia el analista, y es por medio de esta vía de simbolización que el sujeto psicótico dará cuenta de esos significantes perdidos e inexistentes, ya sea reconstruyendo otros, y producíendolos por medio de escrituras en sus diversos tipos.

Se puede decir que, así como en la cura con un sujeto neurótico, la transferencia opera como desplazamiento de la cadena significante ; en la psicosis, la transferencia opera como producción y desplazamientos de significantes que tienden a la restitución de los faltantes. Por otra parte, la interpretación del analista implica a la trasferencia, en tanto trasferencia de significantes unidos entre si por una o varias significaciones.

Compárteme en:
fb-share-icon20
Tweet 20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *