La conversión

En la histeria, la manera de volver inocua la representación inconciliable es pasar a lo corporal la suma de excitación: La Conversión.

Esta conversión podrá ser total o parcial, e irá sobre la inervación que se relacione con la vivencia traumática. Queda un significante reprimido, y el afecto asociado a lo que pasó tiene una salida a través de una manifestación corpor

En las obsesiones y fobias, no hay capacidad de conversión en la persona.

Para defenderse de la representación inconciliable se trata de separarla del afecto que va adherido a la misma .

La representación queda separada del afecto en la conciencia.

Su afecto que está liberado se adhiere a otras representaciones en sí inconciliables, y que en virtud de esa “falsa unión”, resultan obsesivas.

Para el enlace secundario del afecto que ha quedado liberado, puede aprovecharse cualquier representación compatible con el afecto de esa misma cualidad, o bien que esté vinculado a la representación inconciliable.

Se desplaza el afecto a otra escena, se pone el conflicto en otro lugar.

Es necesario diferenciar entre:

Obsesiones:

hay una idea que se impone al sujeto, y un estado emotivo asociado a la misma. El estado emotivo puede ser el remordimiento, la cólera o la angustia.

Las personas que dudan, lo hace de muchas cosas de manera simultánea, permanece el estado emotivo y lo que cambia es la idea, siempre se justifica el estado emotivo con lo que ocurre en la vida diaria

La obsesión se vuelve patológica cuando la emoción se hace permanente, y el origen de la obsesión ya no es el mismo, sino que se ha sustituido por otra cosa.

Las ideas sustituidas corresponden a impresiones que el sujeto se esfuerza por olvidar , ya que para el resultan desagradables, y se reemplaza la idea desagradable por otra igualmente desagradable para asociarse con el mismo estado emotivo, este «falso enlace » (Freud) entre el estado emotivo y la idea asociada, es lo que explica el contenido absurdo de las obsesiones.

El motivo de la sustitución es una acto de defensa del «Yo» contra la idea inconciliable.

Fobias:

el estado emotivo es siempre la angustia, el miedo. Se pueden clasificar en dos tipos de fobias:

  • Fobias Comunes:

  • Los miedos a cosas a las que casi todo el mundo teme un poco, como la oscuridad, las serpientes, la muerte… etc
  • Fobias ocasionales:

  • miedo a condiciones especiales que no asustan a la gran mayoría de la gente, como la agorafobia (miedo a no poder huir de un espacio o situación donde hay más gente), los ascensores, o el desplazamiento en ciertos medios como el avión.

En las fobias no se sustituye la idea. En el caso de la agorafobia queda el recuerdo una ataque de angustia que ocurrió en algún lugar, y lo que teme es que vuelva a producirse de nuevo y no poder escapar.

Este estado de angustia no deriva de una recuerdo cualquiera, a este tipo de afección, Freud lo nombró «Neurosis de Angustia».

Una fobia y una obsesión pueden combinarse, la fobia puede desarrollarse como síntoma de un estado de ansiedad, la idea que sustituye a la fobia y se asocia al miedo, se puede reemplazar por otra idea o por el procedimiento protector que alivia el miedo.

Esta publicación sobre la conversión , y otras más de temática similar en torno a las diferentes estructuras,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat