Las pesadillas infantiles

Pesadillas y estilos de sueños infantiles

Las pesadillas infantiles aparecen pronto en la infancia, el niño no tiene recursos para identficarlas, y despierta confuso en medio de la noche.

Las pesadillas infantiles son frecuentes, son reiterativas y no se olvidan.

El niño se despierta alterado, y no puede volver a dormirse. Pueden aparecer en momentos determinados, como «la cura de un niño» en el periodo de tiempo durante el que acude a consulta.

En muchos casos, cuando se les ayuda a darle una interpretación al sueño que les aturde se calma su angustia.

A través de los sueños, se trata lo real, lo que les asusta, lo que les hace sentir vulnerables.

En el diccionario Maria Moliner, La palabra pesadilla viene de “pesar”, de sufrimiento. Es una angustia, una presión o dificultad experimentada mientras se duerme.

La pesadillas es una cosa que causa preocupación intensa y persistente. Según S. Freud: La formación y el trabajo del sueño y pesadillas obedecen a las Leyes del significante.

En la formación de los sueños se encuentran las mismas reglas de sustitución que se emplean al hablar.

Se dan los mismos mecanismos que aparecen en el trabajo de la lengua: condensación y desplazamiento (utiliza el mecanismo de la metonimia, cuando un elemento representa a otro, con una relación de continuidad, ya sea espacial, temporal o lógica. Es lo que mejor permite burlar la censura.) 

Freud se ocupó más de los sueños que de las pesadillas.

El sueño en los recién nacidos  en niños

El sueño lleva al deseo inconsciente del sujeto, es la vía regia de acceso al inconsciente. El aparato psíquico esta siempre en funcionamiento, no duerme.

Hay que distinguir el sueño de angustia (que es una realización de un deseo) de la verdadera pesadilla, que podría ser una formación del inconsciente diferente. La angustia invade e impide que el sueño cumpla su función. 

S. Freud, diferencia entre:

 1.- Sueño de angustia de la infancia, con una tonalidad de pesadilla

 2.- Pesadillas traumáticas (neurosis de guerra) 

El sueño trabaja para transformar el contenido latente en representaciones aceptables para la conciencia.  

Funciones del sueño:

 1.- Para poder seguir durmiendo.

El sueño no preserva la necesidad fisiológica, sino el deseo de dormir. Protege y trabaja para proteger el deseo del soñante, para cerrar los ojos ante lo que el durmiente no quiere ver.

Hay casos en los que es impotente para preservar el deseo de dormir. El propio contenido del sueño es el que interrumpe el dormir cuando hay que hacerlo. El sueño es como un guardián, el despertar ante lo insoportable es una manera de proteger al soñante. Lo esencial es el deseo de vivir. 

2.- La realización del deseo.

Para proteger lo que se desea, la pesadilla tiene una función de elaboración del trauma y de vivencias traumáticas.

Es un modo de tratamiento de lo real.  Sueño y pesadillas se construyen mediante mecanismos semejantes, ignoran el paso del tiempo, emplean las vías de la regresión.  

Los sueños se olvidan, se disuelven cuando uno despierta. Pone a cubierto, protege. Trata el control de los afectos.

Las pesadillas insisten, se repiten: Expulsa del refugio al sueño. No descarta lo real. Va más allá del principio de placer, y arrasa los afectos. 

Según Freud, Los sueños de los niños, tienen 2 características:

 1.- Son los más claros en cuanto a la realización de un deseo.

  2.- Son los más vivos en cuanto a los afectos que desencadenan. 

Son a menudo realizaciones ingenuas, con un argumento casi inapreciable. 

Freud dirá que la obra literaria tiene el mismo origen que los sueños, es la manifestación de un deseo inconsciente.

El arte es la expresión de un deseo que renuncia a ser satisfecho en el mundo de los objetos tangibles.

Las pulsiones insatisfechas son las creadoras de las fantasías, y cada fantasía es una satisfacción de deseos, la realidad de una insatisfacción

La fantasía tiene la capacidad de hablar del sujeto, como pasado, presente y futuro se engarzan y está el deseo insatisfecho que se actualiza.

Los sueños, y las pesadillas de los niños tienen su razón de ser en el temor a la pérdida, en la angustia que les genera, y es por ello que deben ser escuchados, como algo normal que forma parte de la concepción de su Yo.

Esta publicación sobre las pesadillas infantiles, y otras más de temática similar en torno a los niños,  o relacionadas con el ámbito de la psicología están disponibles en nuestro Blog, puedes consultarlo en el siguiente enlace:

BLOG

También puedes ponerte en contacto para cualquier duda o aclaración que desees. Sin compromiso alguno.

CONTACTO

Puedes consultar otras publicaciones de diversos autores, y pertenecientes a instituciones académicas:

OTRAS PUBLICACIONES

Otras publicaciones relacionadas con el juegos infantil:

El juego infantil como forma de terapia con niños

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat